La deuda de los partidos políticos en España

La deuda de los partidos políticos en España

Entre las castas privilegiadas surgidas del Régimen de la Transición, ocupan un lugar de honor los partidos políticos. En lugar de financiarse, como en otros países, mediante contribuciones privadas que sean transparentes, en España los partidos políticos viven directamente del dinero que Hacienda arranca de los bolsillos de los contribuyentes. Sin embargo, ese dinero no convierte en más honrado, ni en más independiente, ni en más transparente el sistema político español, todo el sistema desemboca en un endeudamiento que los partidos sólo pueden pagar mediante la concesión de favores otorgados desde el poder y abonados –como no podía ser de otra manera- con el dinero del que se ha privado a los contribuyentes. No sorprende que se acometan obras inútiles y sobrevaloradas que favorezcan a determinadas empresas, a cargo de los contribuyentes. No sorprende que España sufra un esfuerzo fiscal sin paralelo en Occidente, que recae, por supuesto, sobre los contribuyentes. No sorprende que la deuda nacional supere más que holgadamente el 100% del PIB, que asfixia, por supuesto a los contribuyentes. Nada de eso sorprende, porque los partidos políticos no están en absoluto comprometidos con el bien común o los intereses nacionales, sino sólo con sus intereses como casta, y con la obligación de saldar deudas con sus acreedores, comenzando por la banca y determinadas empresas. Y es que, al fin y a la postre “cuando te endeudas, entregas a otro el poder sobre tu libertad” (Benjamín Franklin) aunque el deudor, como en el caso de los partidos políticos, acabe pagando con el dinero que la AEAT saca por todos los medios posibles, por supuesto, a los contribuyentes.

La deuda de los partidos políticos en España se sitúa en los 205.000.000 euros, equivalente al 70% de los ingresos totales del conjunto de los partidos.

Esto sucede a pesar de que el modelo de financiación de los partidos es público, y el 80% de los ingresos de los partidos procede subvenciones públicas.

Según el informe “Financiación de los partidos políticos españoles 2007-2013” elaborado por la “Plataforma Ciudadana Sesión de Control”, la mayor parte de la deuda la concentran en España el PP y el PSOE

El elevado endeudamiento hace que prácticamente sea inviable el pago. Semejante circunstancia, según la citada plataforma, lleva a que nuestros partidos sigan manteniendo un nivel de dependencia de sus financiadores, los bancos, que no resulta nada positivo para la calidad de nuestra democracia

Sólo el 12% de los ingresos proceden de cuotas de los afiliados, por ello, cerca del 90% de los militantes son morosos si comparamos los datos de afiliación facilitados por los partidos con los datos de deducción fiscal en el IRPF facilitados por la AEAT.

El informe critica, por añadidura, el posible agujero de control en las fundaciones ligadas a los partidos políticos. Algunas niegan esa vinculación, otras reciben donativos, pero no en la cuenta preceptiva tal y como señala la ley, según denuncia el Tribunal de Cuentas

El informe cuantifica en casi 2.000 millones la financiación del conjunto de los partidos en el periodo del 2007-2013. Estas cifras suponen, según la mencionada fundación, que con sólo el 10% de ese dinero se podría haber pagado a 220.000 jubilados, o podrían haber estudiado más de 25.000 jóvenes, lo cual nos demuestra que sólo la ciudadanía se ha apretado el cinturón en la crisis, mientras los políticos vivieron a costa nuestra.

Fuente: http://www.cesarvidal.com/index.php/Podcast/escuchar-podcast/editorial_la_deuda_de_los_partidos_politicos_espanoles_20_03_17

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *